Friday, January 28, 2011

Visitando a Neruda


Como les comenté en el anterior post, estuve en Chile y por supuesto tenía que ir a visitar las casas de Neruda para imaginarme cómo había sido su vida y de qué forma había logrado obtener tanta inspiración. Sin embargo, creo que solamente con ver el mar de Viña fue suficiente para que él escribiera los versos más nostálgicos.

Y fue por su mismo amor al mar y su necesidad de buscar un lugar más tranquilo que decidió comprar una casa en Valparaíso que llamó La Sebastiana.
Entrar a La Sebastiana es como entrar a un barco lleno de objetos extraños que te invaden hasta los pies, pues Neruda tenía una obsesiva afición a coleccionar cosas convirtiendo su casa en lo que hoy es un museo.
(Esta es la imagen de la ventana desde donde escribía Neruda cuando iba a La Sebastiana).

El Océano Pacífico se salía del mapa!
No había dónde ponerlo. Era tan grande,
desordenado y azul que no cabía en ninguna
parte.
Por eso lo dejaron frente a mi ventana
.
Fragmento "Una casa en la Arena"

La Chascona en Santiago

La Chascona es la casa que tenía Pablo Neruda en Santiago. Su nombre lo puso en honor de su última esposa Matilde Urrutia. Como La Sebastiana, La Chascona también está llena de objetos; muchos de ellos relacionados por supuesto con el mar. La casa posee recovecos, escaleras y pasillos en los que cualquiera podría perderse si quisiera. Las habitaciones están separadas y el bar juega un papel fundamental para las constantes celebraciones de Neruda con sus amigos.
La única casa que me faltó por visitar era de la que más tenía expectativa, su casa en Isla Negra, porque no sólo era su favorita; sino que en ella se encuentran sepultados el poeta y Matilde. Quizás en un próximo viaje.

Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

2 comments:

  1. rico tener la oportunidad de conocer donde vivian personas q dejaron huella en este mundo.

    ReplyDelete